• +34 91 502 17 00
Identificarse

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

Noticias & Publicaciones

Los días 28,29 y 30 de Noviembre 2017 se celebrará en Madrid, por tercer año consecutivo, la XVII Edición del Curso sobre Diseño e Instalación de Tuberías para Transporte de Agua, donde PIPELINE INFRASTRUCTURE será ponente.

La conducción Venta Alta – Ollargan – Etxebarri tiene más de 40 años sin utilizarse. Dicha conducción de más de 3.000 m de longitud presenta un potencial para su aprovechamiento en un proyecto en desarrollo por parte del Consorcio de Aguas de Bilbao Bizkaia.

INTRODUCCIÓN

El presente caso de estudio muestra el alcance de los sistemas FRP (Fiber Reinforced Polymers) para la rehabilitación estructural de tanques digestores aplicada en el exterior de los mismos. Los digestores generalmente se encuentran ubicados en plantas de tratamiento de aguas residuales, siendo utilizados como una parte del proceso de digestión anaeróbica con el objetivo de producir, en gran parte de los casos, energías renovables.

A iniciativa de D. Manuel Rodríguez Quesada, Subdirector de Conservación e Infraestructura Zona Oeste, se propuso realizar cursos formativos en tecnología de rehabilitación con manga CIPP y en particular en los temas de cálculos de espesor. Canal de Isabel II Gestión licitó a consecuencia un procedimiento de contratación en el cual quedó adjudicatario PIPELINE INFRASTRUCTURE SL.

En el mantenimiento y la rehabilitación de tuberías, Canal de Isabel II Gestión apuesta por aplicar tecnologías innovadoras, eficientes y duraderas, que suponen una molestia mínima o nula para los ciudadanos. En este sentido recurre con regularidad a tecnologías sin zanja y en particular a los sistemas CIPP.

Un número cada vez mayor de tecnologías sin zanja se está convirtiendo en disponible para la renovación de tuberías de presión y de gravedad que puede proporcionar alternativas menos perjudiciales y rentables a las técnicas de sustitución tradicionales. Tecnologías sin excavación típicamente se dividen en tres categorías: la reparación, la rehabilitación y la sustitución y pueden utilizarse para extender la vida operativa, restaurar la capacidad hidráulica, mejorar la calidad del agua, proteger contra la corrosión, recuperar la estanqueidad y eliminar así perdidas de agua y entradas de aguas paristas, o restaurar la integridad estructural del sistema de tuberías.